Crónica del último día de firmas en La Feria del Libro de Madrid 2013: ÉXITO ROTUNDO


Debía haber llovido, sí, con tormentas dispersas y chubascos fuertes, pero no lo hizo. Sólo al mediodía, durante una media hora, el agua cayó con cierta intensidad. La tarde de feria fue extraordinaria, a pesar de los malos augurios meteorológicos, que fallaron, a pesar de la crisis, los lectores, una vez más, estuvieron más que a la altura. Fueron Quijotes de la palabra, los verdaderos quijotes y nosotros, libreros, editoriales y escritores, su Sancho.    
 Mi paso por la Feria 2013, ha sido más que fantástico, un verdadero baño de energía. No sé los ejemplares que habré firmado de En un rincón del alma, pero han sido muchos, MUCHÍSIMOS. Ayer, el segundo día de firmas, doblé en ventas al primer día de asistencia. Durante las dos horas solo paré cinco minutos, el resto fue un continuo trasiego. A excepción de tres personas de las redes sociales, que vinieron a verme y que compraron el libro para regalo o porque lo habían leído en electrónico, el resto de firmas fueron para lectores que nada tenían que ver con las redes sociales. La mayoría habían oído hablar de mi obra. Alguien, una amiga, una vecina, un familiar, la había leído y se lo había recomendado encarecidamente. Otros paraban y lo miraban, leían la contra, abrían las páginas y leían algunas, después sonrientes, lo compraban y yo se lo dedicaba más sonriente aún, al ver su ilusión.



Me he traído a casa un puñado de anécdotas maravillosas, el cariño de los lectores, todos impresionantes, afectuosos y respetuosos con mi trabajo y conmigo. Como siempre manifiesto, eso es lo más maravilloso de este trabajo, lo verdaderamente importante. Ellos son las estrellas, nadie más. Por ellos mi obra está teniendo tanto éxito. Se lo debo todo.
 Ayer, qué locura de libros, en la feria, me dijo: tus lectores te quieren, te quieren de verdad...Esa es mi única medalla, la verdadera, la que nadie podrá quitarme, quitarnos. Ni a ellos ni a mí, porque yo también les quiero.
    Hoy, desde aquí, quiero mandarles un abrazo, el agradecimiento profundo y sincero por su apoyo, por su respeto y complicidad. Nos vemos, si Dios quiere, en el 2014 con la nueva obra de la mano, que saldrá  en noviembre de este año y que garantizo es una historia maravillosa.
 
    
Foto tomada por Lucía Luengo al comienzo de la firma.

3 comentarios:

Isabel Keats dijo...

Enhorabuena, Antonia, es que eres una estupenda escritora!!

Iván Hernández dijo...

Me alegro mucho. Felicidades.

Antonia J. Corrales dijo...

Gracias, Isabel Keats, me hubiera encantado ir a tu caseta, pero me fue imposible. Tú tambien eres estupenda escritora, y persona. Iván, gracias compañero, eres un cielo.