En memoria de Adriana Stein, mi amiga


 
¡Hasta siempre! Nos vemos en el camino, en esa senda que no está trazada en esta tierra de desdichas, de lucha incesante, de injusticias...
Hoy, nuevamente, vuelvo a querer ser llorando el hortelano, de la tierra que ocupas y estercolas, compañera del alma, tan temprano.
Volver, quiero volver a leer en tu sonrisa mil sueños por cumplir. En tus palabras, aquellas maravillosas confesiones, algunas llenas de ironías, de luchas, de reivindicación... Aquellas palabras paridas en el corazón y pronunciadas desde las vísceras, que te hacían única. Tan auténtica, tan distinta al común de los mortales. Tan borgiana.
Somos tan raras, decías, y yo me reía al teléfono porque lo éramos, diferentes como la luz de las candilejas lo es al resto de luces, como aquella galaxia donde estoy segura te hallarás nuevamente volviendo a empezar. Una y otra vez, decías, una y otra vez.
Y tus amores. Ellos, personajes de novela, aún recuerdo el último. Y el mar, y tu Marbella, ya lejana. Y tu Argentina, siempre corriendo en tus venas, en la añoranza de tus ojos y en el latir de tu corazón, hoy ya sin vida.
Te has ido en silencio, te has ido cuando yo no estaba. No puede presentirte y me duele. Me duele como me dolieron otras marchas, demasiadas. Sé que nos miras, que nos habitas, que estás ahí. Sé que me has mandado "el recado" porque un pedazo de mi corazón siempre estuvo contigo. Supe de tus alegrías, de tus lágrimas, de tus deseos, de tu lucha, de tus sueños. Te supe y tú a mí. Gracias por esa amistad maravillosa, por esa verdadera amistad. Gracias, ESCRITORA.
No, no te preocupes, sé que sigues estando aquí. Recuerda, tú y yo creemos en ello.
Antonia J Corrales 
 

Blog La isla de las mil palabras


Reseña número 42 de En un rincón del alma por La Isla de las mil palabras :

"Es una historia de amor, de amor en todas sus acepciones y en todos los grados, de desesperanza y esperanza, de lucha, de fuerza y reinvención y reivindicación. Toda ella dirigida y contada con una prosa delicada, dulce y amarga, fresca, envolvente, las palabras que utiliza la autora, van entrelazándose en frases inolvidables que diseñan una novela que no deja indiferente"
Vínculo a la reseña


Blog La última Página Reseña número 41 de En un rincón del alma


Reseña número 41 de En un rincón del alma, publicada por el blog La última palabra, reseñista María Loreto Navarro Pacheco :

“En un rincón del alma” es justamente eso, un tratado de amor escrito por y para el amor"
Vínculo a la reseña

Reseña de As de coraznes en CIAO Por Gemma Sancho Cotrina



Reseña número 37 de As de corazones, la última hasta la fecha. Realizada por a Gemma Sancho Cotrina.
Vínculo:

Reseña de Gemma Sancho Cotrina en CIAO

Reseña As de corazones en Blog La última página

Reseña número 36 de As de corazones por El blog, La última página . Hecha de sentimientos, de los sentires que da la literatura y el amor.

                                                                 Vínculo blog La última página

Nos vemos en Macondo

"...Sin embargo, antes de llegar al verso final ya había comprendido que no saldría jamás de ese cuarto, pues estaba previsto que la ciudad de los espejos ( o los espejismos) sería arrasada por el viento y desterrada de la memoria de los hombres en el instante en que Aureliano Babilonia acabara de descifrar los pergaminos, y que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre y para siempre, porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra " Cien años de soledad. Gabriel García Márquez. Gabo. 

 Maldita vaina, ¡maestro! Sí, todo lo escrito en sus obras es irrepetible desde siempre y para siempre. ¡Gracias! Nos vemos en Macondo
 

Reseña As de corazones por LA ESTANTERIA DE CHO


Reseña número 35 de As de corazones por La estantería de Cho

"En definitiva, As de Corazones es un libro que me ha hecho estremecer por la pluma tan fina de su autora y sus frases para enmarcar"
 
 
 
 

Entrevista Club de lectura "El libro durmiente"


Con preguntas y respuestas comprometidas Para lectores y escritores noveles. Y un piropo a mis lectores en una de las respuestas.


                                              Vínculo El libro durmiente

MUJER


 
MUJER
Y cuando el dinosaurio abrió los ojos, la mujer aún seguía allí. Había llevado a los niños al colegio, al pequeño al pediatra, recogido la colada, planchado las camisas. Pidió la compra por internet para que la trajeran al día siguiente. Hizo la comida, la cena y programó las duchas y los deberes de los niños para la tarde. Después cumplió con sus funciones en el trabajo fuera de casa y calló cuando el jefe le dijo que tener al pequeño enfermo no era óbice para su retraso laboral. Hizo media hora extra para recuperar el tiempo perdido, pero antes pidió a una de sus amigas que recogieran a los dos mayores del colegio y relevara a su madre de su labor de enfermera. Entrada la noche, después de ordenar la cocina, escuchó a su pareja, como a diario, compartir sus penas con ella y le dio ánimos explicándole que la vida era eso, a no ser que una lotería les retirara de la maldita crisis. Del maldito mercado laboral que en aquellos momentos se aprovechaba de la situación invitando a marcharse al paro a quién no estaba de acuerdo con la explotación a la que era sometido. Él sonrió, le tomó la mano y  en un  instante impreciso, rápido y silencioso se durmió como los tres niños lo habían hecho minutos antes. Ella, acariciándole la cabeza recordó  los años pasados en los que el cansancio no les vencía y retozaban casi a diario conociendo todos y cada uno de los recodos de la piel del otro. Le arropó como lo hace una madre, le beso como una amante. Ya le había escuchado como una amiga. Caminó hacia el baño. Se dio una ducha caliente. Después abrió la caja del tinte del pelo, se miró las raíces, la piel de la cara sin hidratar, las uñas sin limar y pensó: estoy agotada, pero tengo que hacerlo. En la radio una tertulia monótona, manida y mentirosa intentaba convencer  que la política económica y social iba bien. También debatían sobre la igualdad de la mujer y el progreso en la erradicación de la violencia de género. ¡Demagogos!, dijo en un murmullo lleno de impotencia y rabia. Se guardó un pensamiento más pecaminoso y real para sí. No merecía la pena.   Apagó la luces ya entrada la madrugada y se durmió sujetando en su mano derecha, con una de sus uñas recién pintada pegada al papel del dibujo que le había hecho el mayor de sus hijos como regalo por el día de la mujer trabajadora. Tenía ya 14 años y su raciocinio superaba la media. A ella le gustaba que fuese tan listo. Se sentía orgullosa por ello, pero a veces le asustaba que fuese tan reivindicativo, tan justo, tan de verdad. Aquello se estaba convirtiendo en un problema porque cada día había más injusticias y menos tolerancia. Se sonrió con pena recordando a su madre, lo que le decía cuando ella era joven y corría frente a los "grises" en la facultad. La vida, pensó, es un círculo y su cuadratura es casi imposible.
 
      En la cartulina  había un dinosaurio y su pie de página rezaba:
               Las mujeres son  dinosaurios: valientes, fuertes, comprensivas, madres, esposas, hijas, amantes, amigas... Tú eres todo eso y más. Eres nuestro dinosaurio, no queremos que te extingas, piensa más en ti. Todo lo demás puede esperar.
¡Te queremos!      
Copyright © Antonia J Corrales   

Por él, por ti, por todos los que esperan como él: ¡hazte donante de médula!


Qué es un trasplante de médula ósea? infórmate aquí
Urgente, humano, necesario, vital:
Necesitamos vuestro apoyo. Él lo necesita ya. Es el hijo de una amiga. Es su única oportunidad! Una donación de médula ósea, una simple donación compatible, le salvaría la vida. Haz que su llamamiento, el de su madre, el de sus amigos, el tuyo, corra veloz como la vida y la vida pase rauda por sus venas devolviéndole un futuro que se merece, que todos nos merecemos.  Hazte donante de médula, por él, por ti, por todos los que esperan como él, por los que esperaron y no lo consiguieron. Difunde su foto, ayúdanos!